Archivo de la categoría: Traducción casera

Esbozo para un poema sobrio

Estándar

Hace un tiempo encontré, no recuerdo dónde, un poema de Charles Cros titulado, creo, Beau corps.

Me rondaba la cabeza hacer una traducción en verso, cercar el significado por las palabras, acorralarlo. Un ejercicio de estilo.

La versificación es deficiente. He transformado en endecasílabos el poema, escrito en octosílabos, y en ocasiones no he respetado las reglas mínimas de la métrica española. Un ejercicio de (no) estilo.

Por un momento, se me ocurrió comparar a Charles Cros con Felisberto Hernández. Un ejercicio de estilo.

Pd: No sé publicar en wordpress.

Beau corps, mais mauvais caractère.
Elle ne veut jamais se taire,
Disant, d’ailleurs d’un ton charmant,
Des choses absurdes vraiment.

N’ayant presque rien de la terre,
Douce au tact comme une panthère.
Il est dur d’être son amant ;
Mais, qui ne s’en dit pas fou, ment.

Pour dire tout ce qu’on en pense
De bien et de mal, la science
Essaie et n’a pas réussi.

Et pourquoi faire ? Elle se moque
De ce qu’on dit. Drôle d’époque
Où les anges sont faits ainsi.

Está su bello cuerpo de mal humor,

No desea cesar su eterno rumor

Y, de hecho, repite con dulzura

Frases absurdas de sinrazón pura.

Bello animal de etéreo resplandor,

Su tacto de pantera causa temor.

Amarla es tarea en verdad dura

Y voy por el mundo en plena locura.

Ni tan siquiera la ciencia ha logrado

Distinguir entre virtud y pecado.

¡Oh, fútiles y vanos pensamientos!

A mí me da igual el decir ajeno,

Total, en esta época el veneno

Torna a los ángeles en esperpentos.

Revenons sur ce mot de fascination

Estándar

Revenons sur ce mot de fascination…

Pascal Quignard — En reprenant les textes, je me suis aperçu que le mot phallus n’est jamais employé en latin. Les Romains appelaient fascinus ce que les Grecs nommaient phallos. Du sexe masculin dressé, c’est-à-dire du fascinus, dérive le mot de fascination, c’est-à-dire la pétrification qui s’empare des animaux et des hommes devant une angoisse insoutenable. Les fascia désignent le bandeau qui entourait les seins des femmes. Les fascies sont les faisceaux de soldats qui précédaient les Triomphes des imperator. De là découle également le mot fascisme, qui traduit cette esthétique de l’effroi et de la fascination.

Volvamos a esa palabra: fascinación…
Pascal Quignard –  Retomando los textos, me di cuenta de que la palabra phallus no se emplea nunca en latín. Los Romanos llamaban fascinus a lo que los Griegos llamaban phallos. Del sexo masculino en erección, es decir, del fascinus, deriva la palabra fascinación, es decir, la paralización de animales y hombres ante una angustia insuperable. Los fascia designan la cinta que tapaba los senos de las mujeres. Los fascies son los haces de los soldados que precedían a los Triunfos de los emperadores.
De ahí también deriva la palabra fascismo, que traduce esa estética del espanto y de la fascinación.

Fuente

Soneto XLIII

Estándar

Aquí una traducción propia del soneto XLIII de Elizabeth Barrett-Browning de los Sonetos del Portugués

(Según cuenta Ester de Andréis en el Prólogo a la edición de los Sonetos -Trieste, 1985- Robert Browning llamaba a Elizabeth Barrett “mi pequeña portuguesa”, debido a su predilección por el poema de Barrett “Catalina a Camoens” )

 

Soneto XLIII – Cómo te amo, déjame contar las formas

¿Cómo te amo? Déjame contar las formas.
Te amo desde las profundidades,  las alturas y en toda la extensión
Que mi alma puede alcanzar, cuando nadie la observa,
Hasta los confines del ser y de la gracia ideal.
Te amo desde la más cotidiana
Y silenciosa necesidad, a la luz del sol y de la lumbre.
Te amo en libertad, como el ser humano pugna por la justicia
Te amo con pureza, como cuando se rehúsa el elogio.
Te amo con la misma pasión que antes ponía
A mis viejos pesares y a mi fe infantil
Te amo con un amor que ya daba por perdido
Junto con mis santos extraviados, ¡Te amo con el aliento
Las risas, el llanto, mi vida toda! Y si Dios lo quiere
Te amaré mejor todavía tras la muerte.

Dos poemas traducidos de Richard Brautigan

Estándar

Tomados de su página Web.

La casa

(en Poemas Sueltos)

Hay días en que nuestro gato

se convierte en las puertas y ventanas

de casa.

Para entrar en la habitación

debo abrir un gato de madera

que tiene un ratón de hierro

en sus zarpas.

Y para mirar por la ventana

al cielo, debo escrutar

el estómago de un gato haciendo la digestión.

– ¿Es eso un pájaro?

Vaya, eres tan hermosa que está empezando a llover

¡Oh Marcia!

Deseo que tu gran belleza rubia

se enseñe en las escuelas

para que los niños aprendan que Dios

vive como la música en la piel

y suena como un órgano de rayos de sol.

Me gustaría que las notas del instituto

se parecieran a esto:

Juegos con objetos de vidrio pulido: Notable

Magia de la computación: Notable

Escritura de cartas a los seres queridos: Notable

Conocimiento de los peces: Notable

Gran belleza rubia de Marcia: ¡Sobresaliente!

La mano en el aliño

Estándar

He recuperado hace poco una traducción  que hice de un poema sobre el aliño. Me enteré de su existencia gracias a Soy un Gato, la novela de Soseki Natsume.

El poema es de Sydney Smith y en inglés es este.

Esta es mi versión.

Receta en verso sobre el aliño de la ensalada

Dos patatas hervidas pasadas por el pasapuré

Le dan a la ensalada tersura y suavidad.

De mostaza fuerte añade una sola cucharada,

Y desconfía de todo aliño que se haga notar.

Pero no consideres, hombre refinado, mala cosa

Añadirle el doble de sal.

Llena cuatro veces tu cuchara de aceite para rematar

Y dos de vinagre local de la ciudad;

El buen gusto así lo exige y tu poeta te pide

Espolvorearla de amarillo con la yema de dos huevos duros.

Escondamos átomos de cebolla en el plato

Y sin que apenas se note, animemos el todo.

Y finalmente en la sazonada mezcla,

Una cucharada mágica de salsa de anchoas.

¡Oh, gloriosa grandeza! ¡Oh, carne vegetal!

Hasta el desfalleciente anacoreta desearía comerla,

Y, alma extenuada, de vuelta al mundo terrenal,

Hundiría sus dedos en la ensaladera.