Archivo de la categoría: Autojustificación

Revenons sur ce mot de fascination

Estándar

Revenons sur ce mot de fascination…

Pascal Quignard — En reprenant les textes, je me suis aperçu que le mot phallus n’est jamais employé en latin. Les Romains appelaient fascinus ce que les Grecs nommaient phallos. Du sexe masculin dressé, c’est-à-dire du fascinus, dérive le mot de fascination, c’est-à-dire la pétrification qui s’empare des animaux et des hommes devant une angoisse insoutenable. Les fascia désignent le bandeau qui entourait les seins des femmes. Les fascies sont les faisceaux de soldats qui précédaient les Triomphes des imperator. De là découle également le mot fascisme, qui traduit cette esthétique de l’effroi et de la fascination.

Volvamos a esa palabra: fascinación…
Pascal Quignard –  Retomando los textos, me di cuenta de que la palabra phallus no se emplea nunca en latín. Los Romanos llamaban fascinus a lo que los Griegos llamaban phallos. Del sexo masculino en erección, es decir, del fascinus, deriva la palabra fascinación, es decir, la paralización de animales y hombres ante una angustia insuperable. Los fascia designan la cinta que tapaba los senos de las mujeres. Los fascies son los haces de los soldados que precedían a los Triunfos de los emperadores.
De ahí también deriva la palabra fascismo, que traduce esa estética del espanto y de la fascinación.

Fuente

La resaca de las olas de la espuma de los días

Estándar

Decía Oscar Wilde “Be yourself: everyone else is already taken”.

Pues bien, la intención de Escupiré sobre vuestros libros, al menos hoy, es que el nombre ya esté “already taken” por si alguien más tiene la idea de parafrasear a Boris Vian para uso personal.

Tal vez, y de forma inconsciente, escupiré sobre vuestros libros se llama así porque los demás nombres ya estaban elegidos.

Escupiré sobre vuestros libros quisiera ser por sí mismo el nombre de una editorial, la editorial que jamás será.

Como a veces es mejor (no) ser que tener, helo aquí.